Un brownie con mousse de chocolate y fresas encima…! Pues si el brownie por si solo gusta a todos, imaginad lo que es si le ponemos encima una mousse y rellenamos la tarta con fresas en dos texturas. Lo que faltaba para hacerlo absolutamente irresistible. Doy fe de haberlo comprobado entre quienes ya lo han catado. Es laborioso, pero el éxito está garantizado.

INGREDIENTES para 10 personas:

BROWNIE:
165 grs mantequilla
250 grs azúcar moreno
165 grs huevo
225 grs chocolate negro 70%
85 grs nata 35% M.G.
150 grs de harina

MOUSSE:
225 grs puré de fresas
16 grs hojas gelatina
350 grs chocolate con leche 38%
450 grs nata 35% M.G.

FRESAS GELIFICADAS:
200 grs puré de fresas
30 grs azúcar blanquilla
4 grs hojas gelatina

FRESAS MACERADAS:
250 grs fresas congeladas
100 grs azúcar blanquilla
20 grs vinagre balsámico

ELABORACION:

Batir la mantequilla en punto pomada con el azúcar moreno, añadir el chocolate fundido y después, poco a poco, los huevos y la nata. Incorporar a continuación la harina con una espátula o lengua de silicona hasta obtener una masa homogénea. Verter la mezcla en un molde redondo de 22 cms de diámetro y 6 cms de altura. Hornear 25-30 minutos a 175ºC. Comprobar punto con una brocheta, que debe salir limpia. Dejar enfriar y guardar en nevera. Habrá alcanzado unos 2 cms de altura.

Preparar el gelificado de fresas –trituradas antes en puré- calentando una parte en un cazo y diluyendo en ella las hojas de gelatina, hidratadas en agua fría al menos 5 minutos y escurridas. Mezclar con el resto del puré y reservar en frío.

Descongelar unas horas antes las fresas congeladas. Colocarlas con su jugo en un cazo con el azúcar y el vinagre, calentar hasta que se disuelva el azúcar, dar un breve hervor y verter en un bol. Dejar macerar unas horas. Colar de su jugo y reservar.

Desmoldar el brownie con cuidado, colocar a su alrededor una cinta de pvc transparente de 6 cms de altura pegando los extremos con papel de celo y disponemos el gelificado de puré de fresas sobre el brownie, sin llegar hasta el borde de la cinta y distribuir después las fresas pochadas encima del gelificado.

Para la mousse, calentamos igual que antes una parte del puré de fresas con el azúcar y disolvemos en él la gelatina, también hidratada antes. Añadimos el resto del puré. Removemos bien y volcamos sobre el chocolate con leche fundido asegurando una mezcla perfecta. Por otra parte, batimos la nata sin llegar a punto de nieve, dejándola casi montada, es decir semimontada. Incorporar a la mezcla anterior. Repartir la mousse sobre la tarta, cubriendo las fresas y rellenando –ahora sí-  hasta los bordes de la cinta. Alisamos con una espátula larga, retirando el exceso de mousse y congelamos unas horas.

Sacamos del congelador, despegamos con cuidado la cinta, quedando el borde de la tarta perfecto, y dejamos descongelar. Decoramos con algunas fresas y unas virutas de chocolate.

Servir fría.

Imprimir Receta
7 Me gusta