La torrija es un dulce muy tradicional en España, consistente en una rebanada de pan, empapada en leche, almíbar o incluso vino, rebozada en huevo y frita en aceite. Aunque es típica en distintas festividades, la variante caramelizada se ha convertido en un postre estrella en las cartas de los mejores restaurantes. Las torrijas caramelizadas deben ser tostadas y crujientes por fuera, jugosas por dentro y aromatizadas con una infusión previa de la leche, al gusto. Que disfrutéis con esta receta!

INGREDIENTES para 6 unidades:

1 ud pan de brioche
375 cc leche
75 cc nata líquida
2 cs azúcar (para la leche)
½ ud limón piel
1 ud rama de canela
1 ud yema de huevo (opcional)

mantequilla
aceite
3 cs azúcar (para caramelizar)

ELABORACION:

Calentar la leche y la nata con 2 cucharadas de azúcar, 4 tiras de cáscara de limón y una rama de canela, apagando el fuego tan pronto empiece a hervir y tapando la cazuela. Dejar infusionar así hasta que se atempere. Colar y añadir, opcionalmente, la yema de huevo, batiendo enseguida con varilla para evitar que se cuaje con el calor aún residual. Dejar enfriar y reservar.

Cortar el pan de brioche en rectángulos gruesos y empapar ligeramente, con la infusión reservada, por ambas caras, con cuidado de que no se ablanden demasiado dificultando su posterior manipulación. Enfriar en nevera un rato.

Calentar un poco de mantequilla y aceite en una sartén, agregar el azúcar necesaria (½ cucharada sopera por rebanada) y freír a fuego medio las torrijas por los dos lados, cuidando que se doren y caramelicen sin quemarse. Comprobar o renovar la grasa de la sartén cada vez para eliminar impurezas quemadas.

Se pueden servir frías o calientes, acompañadas de una crema, almíbar, helado o un coulis de fruta, al gusto.

Imprimir Receta
9 Me gusta