La pasta brick, muy parecida a la pasta philo -ambas definibles como masas de hoja-, es una pasta muy utilizada en la gastronomías turca, del Magreb, macedonia. Se trata de una masa muy versátil, que puede someterse a distintos métodos de cocción y adoptar diferentes formas, como saquitos, triángulos, tulipas. Este pastel o pastela es un postre delicioso, digno del mejor menú, que combina el contraste del crujiente de las obleas de pasta brick con la untuosidad de las cremas de relleno. También resulta muy sabroso con crema pastelera y nata.

INGREDIENTES para 8 personas:

6 obl pasta brick
500 cc dulce de leche
500 cc nata (35% M.G.)
30 grs azúcar
aceite de girasol
azúcar glass

ELABORACION:

Freír las obleas de una en una en abundante aceite, no muy caliente, hasta dorarlas por ambos lados. Escurrirlas de aceite y reservar en lugar seco, espolvoreando con azúcar glass y separando una de otra con papel de cocina.
Montar la nata con azúcar blanquilla. Si se va a utilizar el sifón iSi Gourmet Whip, calentar la nata con el azúcar para que ésta se disuelva bien, dejar enfriar y volcar en el sifón pasando por colador. En este caso, guardar en refrigerador mínimo 6 horas antes de usar.
Montar la tarta en el último momento, dosificando el dulce de leche* y la nata montada con sendas mangas pasteleras u otro procedimiento, alternando el relleno en círculos concéntricos por cada oblea. Se puede decorar la cara visible de la última.
Servir inmediatamente, pues se ablanda enseguida.

*Si la textura del dulce de leche utilizado es algo espesa y resulta difícil su dosificación, puede aligerarse con apenas un poco de leche.

Imprimir Receta
2 Me gusta