Plato, cuyo origen se atribuye generalmente a Nueva York, consistente en dos mitades de muffin inglés –a veces una tostada u otro tipo de pan-, jamón cocido o bacon, huevos escalfados y la muy popular salsa holandesa. Frecuentemente consumido en el desayuno o el brunch, es también habitual prepararlo con salmón ahumado.

INGREDIENTES para 4 personas:

2 uds muffin inglés (receta en la web)
4 lonchas jamón cocido*
4 uds huevo
mantequilla
salsa holandesa (receta fácil en la web)

* o bacon, o salmón ahumado

ELABORACIÓN:

Partir los muffins en dos mitades con un tenedor. Tostar y untar con un poco de mantequilla.

Mientras tanto, escalfar los huevos en agua hirviendo suavemente –sin borbotones- con un poco de sal durante 3½-4 minutos y reservar en un bol con agua tibia para mantenerlos templados.

Recortar una loncha de jamón –o cualquier otra opción- del tamaño del muffin abierto y disponerla encima, colocando a continuación el huevo escalfado bien escurrido y convenientemente recortado para adecuarlo al preparado.

Seguidamente, cubrir con la salsa holandesa y gratinar unos minutos en el horno hasta obtener un agradable dorado.

Servir enseguida caliente.

 

CONSEJO: Si quieres que te salgan los huevos con una bonita forma, puedes utilizar unos bols de diámetro pequeño (8-10 cms), introducirlos en la cazuela con el agua a hervor suave y verter cada huevo dentro de un bol.

Imprimir Receta
9 Me gusta