Crema muy apetecible por su delicioso sabor y por su irresistible color, que incita a tomarla. Su época de consumo se extiende a todo el año, pues se puede tomar caliente en invierno y fría, con un toque de hierbas frescas, en verano.

INGREDIENTES para 6 personas:

600 grs guisantes
1 ud puerro
1 ud cebolla
1 lt caldo de ave
200 cc nata líquida
1 nuez mantequilla
sal
pimienta

Para guarnición:
puntas de espárragos verdes
huevos de codorniz
queso de Burgos

Para tomar fría:
perejil, menta, cebollino, perifollo, albahaca, etc.

ELABORACION:

Picar finamente el puerro y la cebolla y pochar en la mantequilla. Añadir los guisantes, rehogar un poco, verter el caldo y cocer cubierto hasta que estén muy tiernos (aprox. 15 min.).

Triturar todo en robot hasta obtener una textura cremosa ligera. Volcar en un cazo y añadir la nata, dando un hervor. Rectificar la sazón y tamizar por un chino.

Esta crema se puede consumir caliente, acompañada por una guarnición de puntas fritas de espárragos verdes, huevos duros de codorniz y unos dados de queso fresco tipo Burgos.

En época estival, también se puede degustar fría, añadiendo en este caso un toque de frescor con algunas hierbas al gusto –como perejil, menta, cebollino, perifollo, albahaca, etc.- que se triturarán junto a la crema, incluyendo algún cubito de hielo que aportará además una textura algo más líquida.

Imprimir Receta
4 Me gusta