Una de las verduras más versátiles, esta vez en versión de rodajas crujientes (también puedes encontrar chips de berenjena crujientes en esta web), que se pueden tomar como aperitivo o disponer como guarnición de otros platos. La elaboración es rápida y sencilla y el resultado exquisito.

INGREDIENTES para 6 personas:

1 ud calabacín
250 cc leche
150 grs harina
1 ud yema de huevo
8 grs levadura (½ sobre de Royal)
aceite
sal

ELABORACION:

Lavar y cortar el calabacín con cuchillo o mandolina en rodajas finas, pelado al gusto o sin pelar.

Mezclar en un bol la leche, la harina, la levadura y las yemas, batiendo con una varilla hasta obtener una crema homogénea, sin grumos. Sazonar con sal.

Calentar una sartén con aceite, salar las rodajas de calabacín ligeramentre, rebozarlas en la mezcla anterior y echarlas en la sartén, friéndolas a fuego medio-alto hasta que queden doradas por ambos lados.

Retirar una vez fritas y colocar sobre una fuente con papel para absorber el exceso de aceite.

Servir enseguida.

Imprimir Receta
23 Me gusta